Secretos de una emprendedora Latina para hacer que su hijo hable español con fluidez

Melissa Rohan, propietaria y Presidente de la escuela Waterfront Academy Montessori en el suroeste de Washington, D.C., recuerda muchos de los retos que enfrento su madre cuando aprendía inglés como segunda lengua, y como los obstáculos la impulsaron a ella y a su familia a trabajar más arduamente y ayudar a otros a aprender.

“Mi Madre es una inmigrante de Cuba. Aún hoy, recuerdo los instructores de ESL de mi madre. Realmente no le ayudaban, y hasta subestimaban algunos de los estudiantes en la clase,” recuerda Melissa.

“Como una ex maestra de ESL (inglés como segundo idioma), ex candidata para la Junta Directiva de Educación del Distrito de Colombia, y ahora dueña de mi propia escuela Montessori bilingüe religiosa, mi objetivo siempre ha sido motivar y ayudar a otros a sentir pasión por el aprendizaje. De hecho, esta escuela es en gran parte inspirada por las experiencias de mi madre como inmigrante y como una ex maestra Montessori.”

En el 2012, Melissa abrió una escuela privada distintiva, la cual combina una mezcla única de educación Montessori, religiosa, como también educación bilingüe a través de su programa de inmersión de inglés y español.

Abrió la escuela para ayudar a sus propios hijos a aprender español “académico” porque simplemente no existían suficientes opciones para una educación de inmersión en español de alta calidad en su comunidad.

Melissa se sentó recientemente con Think Freely Latino para compartir algunos consejos e ideas útiles sobre cómo ayudar a su niño a ser realmente bilingüe y hablar el español con fluidez.

  • Haga el español el idioma de preferencia, por lo menos en los primeros años de la vida del niño. Presente a su hijo con opciones educativas en español que sean divertidas e interesantes. Hable primordialmente en español con su hijo, especialmente cuando esté haciendo actividades divertidas, ya sea leer un libro favorito o jugar un juego. Si usted no habla español en casa, asegure que el programa de su escuela de inmersión le explique sobre los tipos de actividades divertidas que pueden ser duplicadas en casa.
  • Nunca regañe, discipline, o corrija a su hijo en español. “Este (consejo) es bastante obvio y se explica por sí mismo,” dijo Melissa. Regañar o disciplinar a un niño en el idioma que usted quiere que aprenda crea una asociación negativa con el mismo. Esto puede hacer al niño mas propenso a optar por no escuchar, practicar, o utilizar el español.
  • Exponga a sus hijos a la música, al baile, y al arte en español. Cuando seleccione libros en español, Melissa también recomienda optar por material original en idioma español, en vez de material traducido de inglés al español. Ya sea un clásico como Cri-Cri o un nuevo artista como Uno, dos, tres con Andrés, los niños aprenden a través del movimiento.
  • Use el español en el campo de juego. Cuando usted utiliza el español en el campo de juego, esencialmente esta introduciendo a su niño a otro grupo de vocabulario – “jump” (salta, brinca), “run” (corre), “up” (arriba), “down” (abajo), “catch” (atrapa), “throw” (lanza), “faster” (mas rápido), “slower” (mas despacio, lento). También aprenden números – “two strikes” (dos strikes), “the score is 5 to 3 goals” (cinco a tres goles), etc.
  • Si el español se habla en casa, un padre debería hablar con el niño exclusivamente en español. Aproveche a los miembros de su familia que hablan español – papas, abuelos, tías, tíos, primos y vecinos. Pida les que le hablen a su hijo en español. La idea es motivar al niño a que practique la lengua de un ser querido, con ese ser querido.
  • Opte por fonéticas simples en español, en lugar de enseñar palabras enteras a primera vista. Siempre es mejor ayudar a su hijo, “ayudarse a si mismo hacia la independencia.” Esto incluye cuando esté intentando conseguir que su hijo lea en español. “El español es ciertamente más fácil de aprender a leer que el inglés. Esto es porque no hay tantas reglas, o excepciones a las reglas como encontraría en el inglés. Comienza por nombrar todos los sonidos del alfabeto, en vez de los nombres de las letras,” añada Melissa.
  • No trate de traducir si su hijo tiene menos de seis años de edad. “Los niños que tienen menos de seis años están absorbiendo el idioma, y traducir solo confunde al niño de esta edad.” Tenga en mente que los niños no utilizan palabras de cada idioma, español e inglés, de forma intercambiable. Sin embargo mezclar el uso de ambos idiomas en un mismo pensamiento es muy normal, hasta apropiado en términos del desarrollo en los primeros años.
  • Haga su tarea. Si usted esta considerando un programa de inmersión en español para su hijo, investigue varias opciones y haga preguntas al equipo de la escuela. Para aprender más sobre programas de inmersión en español o para aprender más sobre Waterfront Academy Montessori, visite www.waterfrontacademy.org.

Foto: Melissa Rohan instruye a dos alumnos de inmersión de idioma dual. Foto cortesía de la academia Waterfront Montessori Academy.

———–

Melissa Rohan es la fundadora de la academia Waterfront Montessori Academy y desempeña el papel de Presidente de la Junta Directiva. También es una contribuidora de educación para Think Freely Latino.

Previamente fue maestra y enseñó “inglés como segunda lengua” en Miami, Florida y Washington, DC. También se desempeño como miembro ejecutivo de la junta directiva “chárter”, Potomac Lighthouse Public Charter School Board of Trustees, miembro ejecutivo de la escuela The Hill Preschool, copresidente de la organización Sureste/Suroeste Parents and Neighbors for Education Excellence Now!, miembro comunitario del Consejo Escolar Local para la escuela Amidon-Bowen Elementary School, y se postuló en el 2010 como candidata para la Junta Estatal de Educación para la Sección 6 en Washington, D.C.

Melissa Rohan es casada con tres hijos y actualmente vive en el suroeste de Washington, D.C.

Leave a Reply