Mario Vargas: La corrupción en su país lo impulsó a ser dueño de su propio negocio en Estados Unidos

Mario Vargas es el dueño de una empresa de mensajería llamada KYD Logistics, en Covington, Georgia. Nacido en México, él ha sido residente permanente de los Estados Unidos desde 1989, y goza de los beneficios y oportunidades que este país ofrece a individuos motivados como él.

Sin embargo las cosas no siempre fueron fáciles. Desde muy joven, Mario decidió a iniciar una carrera en periodismo. Asistió a la Universidad de Chihuahua, Juárez, y cuando aún estaba en la universidad, fue contratado en una posición de medio tiempo como escritor para los periódicos Novedades y El Fronterizo. Más tarde, ese mismo año, solicitó un trabajo de tiempo completo con uno de los principales periódicos de México, pero se desilusionó debido a la corrupción que encontró en su país.

Durante su primera entrevista, el director de Recursos Humanos le pidió dinero. Quería que Mario le pagara $700 dolares para  “comprar” una posición como escritor para el periódico. Decepcionado por la situación, Mario no sabía qué hacer.

“Es una pena. No se trata sólo de los trabajadores. Muchos jóvenes profesionales, y en particular los recién graduados, enfrentan dificultades para conseguir trabajo. Se gradúan de la escuela con una gran capacidad  y con mentes brillantes, pero todo va a la basura debido a la corrupción “.

Surgió la idea de mudarse a los Estados Unidos para buscar un mejor futuro pero Mario dudaba bastante. Se dio cuenta, sin embargo, de que que si alguna vez quería tener éxito, tendría que encontrar un enfoque diferente, incluso si eso significaba dejar todo atrás.

“Nunca pensé en mudarme a los Estados Unidos antes de 1989, pero después de ese incidente durante la entrevista con el periódico, me di cuenta de que si quería lograr mis metas tendría que encontrar un lugar que apreciara mi motivación. En los Estados Unidos no se trata de ‘a quién conoces’, al contrario, las personas aprecian tu manera de pensar y cómo afrontas las oportunidades que se te presentan. Así es como se logran las cosas”.

“No estaba seguro de mi decisión. Incluso mi hermano me dijo: ‘Si vas allá, vas a terminar lavando platos en alguna parte’. Él tenía razón. Ese fue mi primer trabajo en un restaurante en Chicago, pero para mí todo era un nuevo mundo y una nueva experiencia de aprendizaje. Nunca vi ‘lavar los platos’ como un trabajo que no estuviera debajo de mí. Por el contrario, era una manera decente de ganarse la vida. Era una manera digna de ganar buen dinero “.

Aunque fue difícil empezar, Mario tenía una actitud positiva. Cuando comenzó a trabajar le pagaban $ 4.25 por hora. Tenía aproximadamente 25 años de edad y le parecía una buena manera de ahorrar para algo mejor. Su objetivo era ganar suficiente dinero y regresar a México. Sin embargo experimentó algo profundo que cambió su forma de pensar; experimentó la libertad.

Mario describe la libertad como el combustible que lo impulsó a buscar un nuevo camino. Después de haber trabajado por varios meses, se dio cuenta de que podía confiar en sus propios esfuerzos y motivación para alcanzar el éxito. Vio a su situación como algo temporal y nunca abandonó su sueño de convertirse en escritor de un periódico algún día. Sin embargo, decidió iniciar su propio negocio.

Cuando conoció a Teresa,  su esposa actualmente, comenzaron a hablar acerca del futuro. Se imaginaron que algún día iniciarían un negocio juntos y serían dueños de una casa. La vida de Mario cambió;  su nuevo objetivo era tener un gran futuro con ella.

Después de unos años de matrimonio, Mario y Teresa formaron una familia y compraron una casa. En 1999, decidieron iniciar un negocio de entrega llamado  KYD Logístics. Para el año 2000 habían comprado una segunda casa. Finalmente, decidieron mudarse a Covington, Georgia, donde ahora son dueños de 14 acres de terreno.

Mario quería ofrecerle la mejor vida posible a su familia y finalmente pudo lograrlo como dueño de su propio negocio. Aunque este negocio no está relacionado a la carrera que él estudió en la universidad, Mario disfruta de la flexibilidad de horario y la libertad que tiene al ser su propio jefe y todavía espera encontrar una oportunidad de involucrarse en periodismo en el futuro.

Cuando se le preguntó qué consejo le daría a otros que pueden estar en una situación similar a la de él,  dijó lo siguiente:

“No tengan miedo. No tengan miedo de buscar una oportunidad de tener un mejor futuro. Están en un país extranjero, cierto, pero están aquí para obtener una vida mejor. Este es el lugar correcto. Definan sus objetivos y respeten la ley. Si sus intereses son  iniciar o mejorar sus negocios, deben comenzar por conocer a la comunidad. Sigan la vía legal y no tengan miedo de buscar todo lo que desean. Esto es algo que este país nos ofrece a todos; somos libres de tener el tipo de vida que deseamos”.

“En mi caso, la vida ha pagado con algo hermoso: Una esposa que me cambió la vida  y la oportunidad de criar a mis hijas. Son maravillosas . Me hacen muy feliz  y estoy muy orgulloso de ellas . Por ahora todo lo que hago es para mi familia y para que mis hijas terminen la universidad, pero en el futuro me gustaría contribuir a la sociedad de alguna manera; tal vez hablando con otros compañeros Latinos acerca de lo que este país les puede ofrecer. Estoy seguro de que muchos de ellos se identificarán con mis lucha, con mis logros, y con lo que viví” .

11188231_870980666295104_5284856146362338130_n

 

Leave a Reply