Mickey Ibarra -Determinado a dejar un legado para la comunidad Hispana

Mickey Ibarra es el Presidente y fundador de Latino Leaders Network una organización sin fines lucrativos dedicada a reunir líderes en la comunidad.  También es presidente de Ibarra Strategy Group una firma de relaciones gubernamentales y asuntos públicos con sede en Washington, D.C. Se desempeña como miembro del Comité de Directivos de Ibarra Foundation y recientemente completó seis años de servicio en Mexican American Legal Defense and Education Fund Board.

Fue nombrado asistente del Presidente y Director de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca en 1997, sirviendo como uno de los miembros de más alto rango del personal superior del presidente Bill Clinton. Su papel era el de aumentar el apoyo para las iniciativas políticas del Presidente y coordinar alcance a los líderes estatales y locales en una amplia gama de temas.

Es autor y escritor de un libro titulado “Mickeyisms: 30 consejos para el éxito“,  y la revista Hispanic Network Magazine  lo nombró uno de los “25 hispanos más poderosos en Washington, D.C.”

Aunque es difícil determinar con precisión dónde empieza una historia o donde termina, la historia de Mickey se remonta a la década de 1950 en Salt Lake City, Utah, cuando su madre, una mujer Americana de 15 años de edad, se casó con un trabajador inmigrante; un indio Zapoteca de Oaxaca, México, en un periodo de tiempo en que las relaciones interraciales no eran consideradas apropiadas en una comunidad predominantemente blanca.

Mickey & David 1954Como una adolescente que intentaba sacar adelante a sus dos hijos, la madre de Mickey se vio afectada por la presión social que experimentaba, y finalmente decidió llevar a Mickey y a su  hermano, David, a un hogar de crianza, lo cual parecía la solución más viable para una situación extremadamente difícil. Entraron a un hogar de crianza cuando Mickey era todavía un niño pequeño. Los sentimientos y las ideas que desarrolló sobre su identidad fueron formadas principalmente en base a las percepciones de los demás.

David y yo éramos los hijos de una mujer blanca y un hombre Mexicano de piel muy oscura”, dijo Mickey. “En la década de 1950, eso no era aceptable. Había bastante discriminación hacia mi padre y también hacia mi madre por haberse casado con un hombre Mexicano. Esto afectó cómo nos percibiamos a nosotros mismos. Para mi no era una cuestión de ser Mexicano o  Americano; era acerca de si yo pertenecía a algún lugar”.

Mickey y David pasaron la mayor parte de su infancia en hogares de crianza. Vivieron en tres casas diferentes hasta que cumplieron 15 y 14 años de edad, respectivamente. El no vivir con su propia familia fue uno de los retos más grandes que Mickey enfrentó.

En 1966, Mickey y su hermano se reunieron con su padre en Sacramento, California, después de pasar casi 10 años en hogares de crianza. Una vez en Sacramento, Mickey comenzó a verse a sí mismo de forma diferente. A pesar de que no hablaba español, estar con su padre en una comunidad predominantemente Latina significaba que pertenecía a ese lugar. A lo largo de su camino, fue ganando la confianza que necesitaba para buscar una educación.

A pesar de que no estaba seguro de la trayectoria profesional que quería seguir, Mickey se interesó en la política gracias a el señor Steinberg, su profesor de secundaria, quien le enseñó acerca de las relaciones gubernamentales.

“Gracias al señor  Steinberg, fui a ver a mi primer discurso de campaña presidencial en 1968, en el auditorio conmemorativo de Sacramento”, dijo. “Escuché la presentación de Hubert Humphrey para la presidencia de los Estados Unidos y me emocioné al ver a su dominio del idioma Inglés en un discurso que tenía el potencial de influir en la política del país”.

FullSizeRender (3)

Mickey asistió a la Universidad Brigham Young para estudiar ciencias políticas. Quería convertirse en maestro para transmitir la importancia de la educación a sus alumnos. Sin embargo, después de su primer año de universidad, decidió enlistarse en el ejército para servir a su país durante la guerra de Vietnam.

“Yo sabía que había una valiosa educación que provendría de mi servicio en el ejército, pero lo que llevó a unirme a las fuerzas armadas fue el hecho de que mi país me necesita”, dijo. “Estábamos en guerra y necesitaban soldados, así que era mi responsabilidad ser útil.”

Mickey volvió después de tres años de servicio como un joven maduro y con más confianza en sí mismo. Se concentró en sus estudios y se graduó con honores de la Universidad Brigham Young con una licenciatura en ciencias políticas. Se casó y formó una familia.

Su primer trabajo como maestro fue el resultado de su interés en trabajar con los estudiantes “en riesgo”. El Distrito Escolar de Nebo le ofreció un trabajo en una escuela secundaria alternativa, en Utah, donde enseñó durante tres años.

“Era importante para mí trabajar con estos niños, porque yo había sido un estudiante ‘en riesgo’”, dijo Mickey.

“Mucha gente hubiera anticipado que las cosas no resultarían bien para mí y para David”.

Después de enseñar durante algún tiempo, Mickey obtuvo un título de Maestría en Educación en 1980. Su última clase fue un puesto de interno a través Washington Center, y fue enviado a la Asociación Nacional de Educación (NEA), el sindicato más grande del país. En 1984, fue contratado como especialista en reforma política.

“Me encantaba mi trabajo”, dijo Mickey. “Realmente pensé que iba a trabajar con ellos hasta jubilarme. Mi trabajo consistía en preparar la primera serie de capacitación política para que los maestros involucran a los estudiantes en el proceso político. Queríamos que nuestros funcionarios que se enfocara en la educación tanto como nosotros lo hacíamos”.

WH 019Trabajó con ellos durante 13 años hasta 1997, cuando fue elegido por el Presidente Clinton para que fuera parte del personal de la Casa Blanca para fomentar iniciativas políticas. Más tarde, en 1999, fue nombrado Vicepresidente del Grupo de Trabajo de la Casa Blanca para los Juegos Olímpicos de Invierno de Salt Lake City, Utah en el 2002, y fue nombrado Alcalde Honorario para los Juegos Para-Olímpicos. Además, co-presidió el Grupo de Trabajo de la Casa Blanca en el comité contra el uso de drogas en el deporte.

Después de casi cuatro años en la Casa Blanca, Mickey estaba satisfecho con sus logros y listo para seguir adelante. Y a pesar de que tenía los conocimientos necesarios, habilidades y relaciones profesionales para buscar cualquier carrera, que no estaba seguro de cuál sería su próximo paso.

“Creo que el miedo ha sido uno de los motivadores más grandes en mi vida”, dijo Mickey.

“Yo estaba muy preocupado porque no sabía si alguien me iba a contratar o si iba a ser capaz de pagar mis cuentas. Temía que no iba a tener éxito, pero sabía que el fracaso no era una opción. Un día, David se acercó y me animó a empezar mi propio negocio en el sector privado. Le doy reconocimiento a él por la motivación que me dio”.

Mickey creó una firma de relaciones gubernamentales y asuntos públicos con tres áreas principales de servicio: servicios de defensa, apoyo intergubernamental y alcance Latino. Se dio un año para intentarlo y para ver si iba a ser capaz de adquirir suficientes clientes para sostener una organización por si mismo.WH 002

Su organización tuvo éxito,  y la Asociación Nacional de Educación se convirtió en su primer cliente en el 2001.

En el 2013, la revista Latino Magazine nombró a Mickey “una de los figuras de más influencia” en D.C. ” Además, recibió el medallón de inauguración de la Excelencia de Relaciones Gubernamentales de Hispanic Leadership en Estados Unidos en el 2012. Dos años más tarde, Mickey fue galardonado el  Hispanic Chamber of Commerce Community Champion Award, y este año, Ibarra Strategy Group, cumple 15 años de servicio.

El año pasado, Mickey lanzó su primer libro titulado “Mickeyisms: 30 Consejos Para el Éxito” que representa su trabajo en la Casa Blanca. También ha firmado un contrato para lanzar un segundo libro en el 2017. Se titulara “Líderes Latinos: Historias personales de dificultades y triunfo.”

Mickey dijo que espera que su historia inspire a otros a triunfar a pesar de los retos que enfrentan.

.“Si esto me sucedió a mí, también te puede pasar a ti. Todos tenemos obstáculos que superar para tener éxito. No es fácil. Si fuera fácil tener éxito, entonces todos lo tendrían. Debes concentrarte, ser persistente, y ser paciente”. Dijo Mickey.

“Mi vida es una historia más de cómo en este país se tiene la oportunidad de alcanzar el éxito”, continuó.

“¿Alguien podría haber anticipado que un niño Mexicano de Salt Lake City, Utah, el hijo de un bracero, sería un asistente personal del Presidente de los Estados Unidos? Probablemente no. Sin embargo, tuve la oportunidad de convertirme en parte de la historia de este país”.

Mickey continúa operando su negocio desde su oficina en Washington, D.C., pero lo más importante es que continúa haciendo una diferencia en las vidas de los demás al reunir a Latinos en el país.

ipad stuff 029

 

Leave a Reply