De profesionista a dueño de un empresa de tecnología

Jaime ” Jim ” Serratos,  tiene 41 años de edad y es el orgulloso propietario de una empresa de tecnología localizada en Miami, Florida, llamada  Da Blue Box.  Jim nació y creció en la Ciudad de México y asistió a la Universidad Emilio Cárdenas, de donde se graduó con un título en Ciencias de la Computación.

Él describe su experiencia infantil como “muy agradable”. Su familia solía viajar a Las Vegas o Houston cada vez que tenían vacaciones. Una actividad que disfrutaban como familia durante su visita a los Estados Unidos, era conducir a diferentes lugares y vecindarios para aprender acerca del valor de la propiedad de las casas, y para conocer a gente de la zona. Esto hizo que Jim apreciara las diferencias entre los países.

“Conocí a niños estadounidenses que tenían mi edad y tenían un estilo de vida muy estable y cómodo. Tenían acceso a buenas escuelas, deportes, y otras actividades que eventualmente les permitirian tener un futuro exitoso”. Jim decidió, a muy temprana edad, que algún día quería vivir en Estados Unidos.

Después de graduarse de la universidad, comenzó a buscar oportunidades de empleo. Vio la necesidad que México tenía de crecer su mercado en el campo de la tecnología, y comenzó a trabajar como Analista de Computación para una empresa llamada GICSA.

Esta empresa tenía oficinas en Florida. Jim trabajó duro y fue ascendido a Gerente de Operaciones Senior, y en su nuevo puesto, proporcionaba asistencia remota a la oficina de Florida. Gracias a sus esfuerzos, la empresa creció y en el año  2005, Jim propuso un plan y estrategia de trabajo que aumentaría el crecimiento de la empresa sin necesidad de externalizar. Su plan tuvo gran éxito y gracias a su propuesta,  fue trasladado a Florida ese mismo año bajo una Visa de trabajo.

Jim se esforzó para adaptarse al principio. Su estilo de trabajo le había servido bien mientras vivió en México, pero en Estados Unidos las cosas eran distintas.  Aprendió lo dificil que era vivir y trabajar en una cultura que era completamente diferente a la que él estaba acostumbrado. Jim describe su nuevo entorno de trabajo como “muy acelerado”, y tuvo que adaptarse a todo muy rápidamente. Otra cosa que fue muy sorprendente para él,  era la forma en que las personas se relacionaban con otras a nivel personal.

“Fue impactante aprender las diferencias en el concepto de ‘amistad’ porque los Latinos son muy claros en sus intenciones; si les agradas te lo dicen, y si no les agradas, también te lo dicen. Pero en la cultura estadounidense, he aprendido que la amistad se define en la medida en que tu proporcionas un beneficio para la otra persona. Así que fue muy difícil para mi descifrar las intenciones de la gente y todavía me es dificil actualmente”.

Sin embargo, eso no impidió que Jim tuviera éxito. Fue ascendido a Director de Operaciones IT en el año 2006. Desafortunadamente, la caída del mercado inmobiliario del año 2007 afectó a muchas empresas. GICSA, la empresa para la que él trabajaba, tuvo que despedir a 90% de sus empleados y los que se quedaron tuvieron que aceptar una reducción de ingresos.

Jim comenzó a buscar la manera de compensar su pérdida de ingresos. Había trabajado con mucha gente en la industria y sabía que ellos necesitaban servicios de consuloría, por lo que comenzó a ofrecer estos servicios por su cuenta. Los empresarios estaban satisfechos ya que comenzaron a ver aumento en ventas y ganancias después de aplicar las estrategias que Jim había propuesto. Después de eso, más empresas comenzaron a buscar sus servicios.

Jim comenzó a investigar los requisitos necesarios para establecer su propio negocio. Aprendió por sí mismo como conseguir una licencia de negocios, un número de Contribuyente de Impuestos (IRS I.D.), y un nombre para su nuevo negocio. Paso a paso, desarrolló su plan y finalmente estableció su propia empresa de consultoría llamada “Da Blue Box.”

Su negocio creció muy rápidamente. En los primeros 3 años aumentó significativamente sus ingresos, y en el 2015 duplicó sus ventas, lo cual a la vez aumentó su capacidad de contratar a trabajadores y contratistas locales.

Cuando se le preguntó acerca de las cosas más importantes que los lectores pudieran recordar al leer su historia, Jim compartió lo siguiente:

“En México, nunca pensé en ser dueño de un negocio, sino que se trataba de ser un empleado. Aquí las cosas sucedieron porque el ambiente era propicio para ello”.

“El negocio ha tenido éxito; sin embargo, mi mayor contribución ha sido el tratar de cambiar la perspectiva que la mayoría de la gente tiene sobre los trabajadores mexicanos. La mayoría de las personas no tienen una idea exacta del talento que los mexicanos traen a este país. Hacemos grandes contribuciones no sólo como trabajadores y obreros, sino como profesionistas calificados. Gracias a mi trabajo, la gente ha llegado a comprender este hecho, por lo menos aquí en Miami”.

Mi negocio también me ha permitido lograr lo que se conoce como ‘el sueño Americano’ y vivo feliz aquí con mi esposa.”

Cuando se le preguntó sobre qué consejo le daría a la gente para que permanezcan motivados, esto fue lo que dijo:

“Debes aceptarte a ti mismo y aprovechar tu fortaleza interna. Utiliza tus habilidades para crear algo de lo que otras personas se puedan beneficiar, y no dejes de creer en ti mismo. Puedes caer 10 veces, pero esas caídas serán oportunidades de aprender y seguir adelante “.

Jim continúa operando su negocio de Miami, Florida, donde vive con su esposa, Nad.

 

Photo on 3-14-16 at 2.45 PM

Leave a Reply