Evelyn Sanguinetti – La primera hispana vicegobernadora en los Estados Unidos

Evelyn Sanguinetti es abogada, madre, pianista de concierto y representante pública. Fue la primera hispana electa al cargo de vicegobernadora en Illinois en el 2014, y también es la primera vicegobernadora hispana en los Estados Unidos.

Obtuvo una licenciatura en música de la Universidad Internacional de la Florida y un título de abogada en la Escuela de Derecho John Marshall , donde enseñó como profesora adjunta del 2008 al 2014.

Su historia comienza con la decisión de sus padres de venir a los Estados Unidos en la década de 1960 para buscar un futuro mejor. Su madre llegó huyendo de Cuba y de Fidel Castro donde no tenía ninguna libertad. Su padre era de Ecuador, uno de los países más pobres de América Latina. Se conocieron y se casaron en Florida cuando su madre tenía 15 años y su padre 17 años de edad. Evelyn nació en 1970.

image2

Evelyn escuchaba historias de aquellos que habían sido perseguidos y acosados ​​en Cuba por tratar de expresar lo que pensaban, así como las adversidades que su padre tuvo que enfrentar.

“Ahora, cada vez que muestro fotos de mi pa cuando estaba en su país, él se ríe y dice: ‘¿No me pudiste encontrar una foto con los zapatos?’ porque vivian en pobreza extrema”, dijo Evelyn.

Su madre tenía sólo 15 años cuando Evelyn nacio.

“Ser criada por padres adolescente fue algo interesante. En pocas palabras, yo fui una niña criada por niños. Mi ma y yo discutiamos y ella me decía: ‘Yo soy tu mamá, soy más grande que tú!’ y se ponía a contar los años con sus dedos porque era muy joven. Pero fuera de eso, siempre tuvimos una relación muy cercana”, dijo Evelyn.

La madre de Evelyn siempre tuvo grandes expectativas para ella.

Evelyn recuerda haber crecido en un barrio muy pobre. Su familia se mudaba constantemente de un apartamento a otro “siempre evadiendo al dueño” y ella era beneficiaria de asistencia pública. Era difícil comprender porqué su familia siempre se encontraba en una posición tan precaria.

Sin embargo, su madre le ayudaba a entender la situación ya que había muchos niños en una posición similar. Le explicaba que la educación era la única manera de mejorar sus circunstancias, pero a pesar de los esfuerzos de su madre, Evelyn se sentía desmotivada y sin inspiración en la escuela.image1

Una de las razones por las que se afligía, era porque sus profesores no parecían interesados en ayudarle a mejorar y Evelyn reprobó el primer grado.

Sus padres trataban de asegurarse de que Evelyn tuviera las herramientas necesarias para completar sus tareas. Le compraron un diccionario en una tienda local llamada Winn-Dixie, con la esperanza de que mejoraría sus calificaciones, pero ellos aún estaban aprendiendo Inglés y Evelyn no sabía cómo usarlo, así que era dificil para ella saber que hacer.

“No recibía el conocimiento necesario en mis clases ni podía obtenerlo en casa”, dijo Evelyn. “Por ejemplo, yo no sabía que si estás buscando la palabra ‘Xerox’, tienes que empezar con la letra ‘X’, y yo empezaba desde la primera página. Finalmente me cansaba y me quedaba dormida, por lo que siempre reprobaba la tarea”.

Como no podía completar sus tareas a tiempo, Evelyn seguía fracasando. Esto afectó su autoestima y era demasiado joven para reconocer que el ambiente le estaba fallando a ella, y no al revés, pero gracias a los esfuerzos de su madre, Evelyn fue capaz de superar esas dudas que tenía sí misma cuando le llegó la oportunidad de estudiar.

“Mi mamá solía decir, ‘Vas a subir como la espuma’, a pesar de que nuestra familia no tenía los recursos para facilitar un entorno propicio a oportunidades”, dijo Evelyn. “A pesar de eso, mi mamá me inspiraba. Ella siempre me decía que yo podía hacer lo que yo quisiera en este país”.

Antes de comenzar la escuela secundaria, su madre había trabajado en una fábrica y había ahorrado suficiente dinero para comprar un piano. Evelyn comenzó a tomar clases de piano en la escuela primaria de la comunidad local.

La música cambió la percepción que Evelyn tenía de sí misma. Esas lecciones se convirtieron en un lugar seguro, como lo describe:

“Cuando uno crece en la pobreza, la vida es siempre muy estresante. Los niños bilingües tienen mucha presión de sus familias. El español es mi primer idioma y mis padres me necesitaban para traducir su correo y para ayudarles a comunicarse. Y yo experimentaba mucho estrés pero la música me proporciona un escape; un lugar seguro para retirarme”.

Aprender a tocar el piano finalmente llevó a Evelyn a la escuela New World School of the Arts en Miami, Florida. Se enteró de las audiciones y de que aquellos estudiantes aceptados se graduarían con el equivalente a un asociado en artes.

Una de las piezas con las que Evelyn audicionó fue “Castillos de Hielo” y fue aceptada en la escuela. Fue un gran logro ya que finalmente recibió la educación de calidad que necesitaba para alcanzar su pleno potencial; algo que había anhelado por mucho tiempo.

Sus profesores en New World School of the Arts eran artistas altamente educados y capacitados que inspiraron a Evelyn a destacar en lo que ella describe como una “experiencia que le cambió la vida”.

“Eso es algo que siempre me quedó grabado” dijo Evelyn. “Si mi mamá no me hubiera comprado ese piano, y si no hubiera tenido esa oportunidad, no hubiera sobresalido. Pienso en todos los otros niños cuyos padres no tuvieron los recursos y ellos nunca tuvieron esa oportunidad que yo tuve”.

Después de graduarse con el equivalente a un asociado en artes, Evelyn asistió a la Universidad Internacional de Florida con una beca.

La transición de la música a la ley vino cuando Evelyn se dio cuenta de que su pasión por el servicio le permitiría hacer más por su comunidad. Se unió a una hermandad honorífica internacional de música para mujeres conocida como Sigma Alpha Iota porque creía en el poder de la música como un servicio público, ya que llevaban música a los hogares de ancianos y de retiro en base a la misión en la que ella creía.

Un día, mientras estaba en la cafetería de la escuela, se encontró con un quiosco de la Escuela de Derecho John Marshall y uno de los reclutadores la animó a iniciar el proceso de admisión.

“Si puedes presentarte en frente de una audiencia, entonces puedes presentarte en frente a un jurado”, le dijo el reclutador.

Evelyn tomó el folleto y fue a su casa para hablar con su familia.

Comenzó a prepararse para el examen de admisión aplicando las mismas técnicas de estudio que había usado como pianista: concentración y memorización. El entrar a un campo académico que requiere un alto nivel de concentración, fue una transición natural. Fue aceptada y comenzó la escuela de leyes en 1995.

Cuando comenzó a aprender terminología legal, la mayoría de la cual no sabía pronunciar, se dio cuenta de que el iniciar sin ningún conocimiento previo o nociones preconcebidas acerca de la ley era extremadamente útil, ya que esto le facilitó el proceso de aprendizaje y destacó rápidamente.

Evelyn recuerda los comentarios insensibles con respecto a su origen étnico. Algunas personas minimizaban su éxito ya que lo percibían como algo que era el resultado de Acción Afirmativa y no de sus esfuerzos personales. A pesar de que esto le molestaba, Evelyn sabía que la mayoría de personas tenían buenas intenciones.

Mejoro sus habilidades y ganó confianza en su presentación gracias al método socrático de enseñanza, en el cual los estudiantes presentan un caso y el profesor cuestiona sus posturas para ayudarles a mejorar su comprensión de la progresión del caso.

“Fue un ambiente muy competitivo ya que todos los estudiantes eran futuros abogados” dijo Evelyn. “Pero me gustaba demostrar mis habilidades y mi conocimiento”.

De esa forma se ganó el respeto y admiración de sus compañeros.

Siempre creyó en la imparcialidad y la justicia, y sabía que había muy pocos latinos en la escuela de derecho, por lo que ella ayudó a desarrollar un grupo para estudiantes latinos llamado Latino Law Students el cual creció a lo largo de los años y se convirtió en un grupo que unió a gente de diferentes orígenes étnicos.

Evelyn también comenzó a practicar ley con una licencia 711, la cual permite a los estudiantes ejercer bajo la supervisión de un profesor de derecho. Lo hizo a través del Programa de la equidad de vivienda de John Marshall, y fue algo que le cambió la vida.

“En una clase de derechos civiles me di cuenta de que a las personas se les niega la vivienda en base al color de su piel, origen étnico, o discapacidad, y tuve la oportunidad de representarlos. Ahí fue donde aprendí cómo ser un líder.”

Evelyn fue una de tres estudiantes latinos que se gradue de la Escuela de Derecho John Marshall en 1998. Se graduó con una gran confianza en sí misma y desarrolló un profundo compromiso de servicio en su comunidad. Su objetivo era ayudar a aquellos que no estaban en condiciones de ayudarse a sí mismos.

“Mi participación en la política vino al entender las dificultades por las que las personas pasan, y cómo se les puede ayudar a superar los retos que enfrentan. Eso es liderazgo; el poder guiarlos con compasión”. 

Evelyn sirvió como un fiscal general asistente en la Oficina del Fiscal General de Illinois bajo Jim Ryan antes de pasar a la práctica privada. Comenzó a enseñar como profesora adjunta de derecho en la Facultad de Derecho John Marshall en 2008.

En otro punto dificil de su vida, Evelyn sufrió un accidente de resbalón y caída en el 2007, y los exámenes médicos posteriores revelaron que tenía esclerosis múltiple. Sin embargo, se comprometió a no dejar que esta enfermedad la detuviera. Decidió inciar su campaña para el ayuntamiento de Wheaton y ganó en el 2011.

Evelyn aún vive en Wheaton con su esposo y sus tres hijos. Ha estado involucrada en Franklin Middle School, la Escuela Primaria Lowell, y asociaciones de padres y maestros de preprimaria en la escuela Jefferson. También pertenece a la Cámara de Comercio de Wheaton y a la Asociación de Abogados del Condado de DuPage.

Con persistencia, pasión y determinación, Evelyn continúa sirviendo a la comunidad que tanto quiere.

Cuando se le preguntó qué consejo le daría a aquellos que buscan inspiración en su historia, esto fue lo que compartió:

“Cuando vemos la televisión parece que todo es negativo, pero el mensaje que yo les daría es que traten de ayudar a otros y que encuentren a alguien que les guíe. Siempre hay alguien dispuesto a escuchar y ayudar a los demas. Investiguen cuáles son las oportunidades que hay para ustedes asi como yo lo hice porque el sueño americano todavía está vivo. Los latinos somos la minoría más grande en el país y me gustaría ver a más de nosotros como candidatos electos. Con esto, espero haber inspirado a algunas niñas a decir: ‘yo también podría hacer eso’”.

xU00Xjx3

 

Leave a Reply