Ax Torres: Veterano en Estados Unidos motivando a la comunidad Latina

Ax Torres es un Veterano de 31 años de edad que orgullosamente prestó sus servicios en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, y actualmente trabaja como Gerente de Operaciones para United Services en Lake Bluff, Illinois.

Es un líder en el área de Chicago y ha sido reconocido por proporcionar asistencia durante las inundaciones de Chicago y el huracán Sandy en 2012. Se desempeñó como presidente de un capítulo de la Sociedad Americana de Transporte y Logística, ahora fusionada con APICS, y tiene una certificación profesional en Logística y Suministro.

Ahora, como un hombre de familia y padre de dos hijos, Ax quiere compartir su historia que comienza en el año 1989, cuando su familia decidió emigrar a los Estados Unidos desde México.

Ax tenía cuatro años de edad cuando sus padres se dieron cuenta de que para poder proporcionar una mejor vida para él y su hermana, necesitarían tener acceso a educación de calidad y oportunidades que eran difíciles de encontrar en su país de origen. Por esa razón decidieron salir en busca de un mejor futuro.

El proceso de aculturación fue difícil. Ax describe una constante sensación de soledad durante su infancia. Las personas que conoció en los Estados Unidos eran diferentes y recuerda que fue difícil acostumbrarse a su nuevo entorno. “Fue difícil adaptarme porque yo sólo pasé unos años en México y no hablaba español muy bien, así que no era 100 por ciento Mexicano. No hablabla el Inglés tampoco y no era estadounidense. No era ni de aquí, ni de alla. Fue muy difícil para mí”.

Sus ideas acerca de sí mismo y de su familia fueron formadas por las personas a su alrededor ya que Ax se encontraba al extremo más bajo del espectro social. Sus amigos y compañeros tenían estilos de vida más cómodos en comparación a su familia, lo cual lo hizo reflexionar sobre su propio futuro. “Yo sabía que si alguna tenía hijos, no quería que crecieran de la misma forma en la que yo crecí. Yo no quería que mis hijos sufrieran. Quería asegurarme de que nunca tuvieran que preocuparse por comida o ropa”.

Ax recibió una gran educación en la escuela secundaria y preparatoria. Se interesó en unirse a la Fuerza Aérea después de trabajar varios empleos y asistir a un semestre en la universidad. Su pasión por servir en las Fuerzas Armadas comenzó cuando se dio cuenta de que su familia se había beneficiado de la libertad y las oportunidades que encontraron en los Estados Unidos. El se sentía en deuda con el país, y aunque sus padres no estaban seguros de su decisión de enlistar, sus compañeros de escuela lo animaron a seguir ese camino. Ax enlistó cuando tenía 22 años de edad.

“Cuando estaba listo para enlistar, ya me sentía adaptado. Fue a través de la Fuerza Aérea que obtuve my ciudadanía de Estados Unidos y eso tuvo un gran impacto en la forma en la que se sentí acerca de la vida y acerca de mí mismo. Uno de los momentos claves que yo recuerdo, el cual fue pequeño pero tuvo un impacto significativo para mi, fue que tuve que renunciar a mi ciudadanía mexicana para convertirme en un ciudadano estadounidense. Y a pesar de que era transaccional, fue un momento decisivo porque tuve que tomar la decisión en ese momento de que ya era más americano que mexicano. No toda la gente lo ve de esa manera, pero así es como yo lo percibí y cambió la forma en la que me veía a mi mismo”.

Lo que él más aprecia de ser estadounidense es “el poder decir con certeza: Soy de un barrio de bajos ingresos y soy libre de tener los mismos pensamientos e ideas para mejorar mi vida que la persona al otro lado del espectro social. Es una gran sensación”.

Ax enfatiza la importancia de entender la libertad y las oportunidades que este país proporciona a las personas dispuestas a trabajar por ello. Un ejemplo de esto es el esfuerzo que ha puesto en completar dos maestrías, una en Administración de Empresas y la segunda en Transporte y Gestión Logística, lo cual le permitió seguir una carrera que le apasiona.

Cuando se le preguntó lo que la libertad significa para él, esto es lo que comentó:

“El libre mercado es la libertad para mí. Ya sea que trabajes para una organización o una empresa, siempre hay demanda. Si esa demanda no es inhibida por el estado, es decir, si se permite que exista, la gente naturalmente se conducirá hacia ella para suministrar a los demás con algo de valor. Desafortunadamente existen algunas personas que arruinan este sistema a través de la corrupción, y lo convierten en una vía para aprovecharse de los demás. Si este intercambio de oferta y demanda es limitado, entonces la gente no tiene acceso a las herramientas para obtener éxito”.

Ax espera motivar a la comunidad a través de sus ideas, particularmente a aquellos que encuentran barreras culturales o de idioma y que tal vez no se dan cuenta que están siendo limitados por el gobierno o por otras fuerzas externas. Él quiere ayudar a la gente a reconocer que para poder avanzar en los negocios o en sus vidas personales, deben sentirse motivados y deben aprender de los fracasos y los éxitos de otros.

“Si tratamos de aprender todo por nuestra cuenta, no vamos a vivir lo suficiente para lograrlo. Aprende de aquellos que comparten el mismo camino que tu.  Espero que al leer mi historia, las personas se de cuenta de que las oportunidades están justo en frente de ellos; sólo necesitan la motivación o el estímulo adecuado para buscarlas”.

Esta historia muestra los retos que Ax fue capaz de superar, así como las alegrías encontradas a lo largo de su camino. Él continúa  guiando a la gente con su ejemplo y espera inspirar a otros a buscar lo que realmente desean para que también puedan transformar sus vidas como el.

FullSizeRender

Leave a Reply